mercredi 10 mars 2010

´ ¿Quién me untó la muerte en la planta de los pies el día de mi nacimiento?´

Déjame reposar, aflojar los músculos del corazón y poner a dormitar el alma para poder hablar, para poder recordar estos días, los más largos del tiempo.

Me despierto temprano, miro por la ventana las pocas estrellas que deja la ciudad asomar; me dispongo a un baño caliente que me haga ser mas persona en tan temprano andar, sigo mis costumbres matutinas hasta llegar al metrobus donde al sol saludo en contrasentido. Escribo en la memoria historias que luego olvido, veo como la ciudad se levanta con cada carro, con el atole en las equinas y alguno que otro con café despertador. Maldigo la falta de costumbre y la adicción al tabaco, me fumo un cigarro mientras espero el otro camión que me dejará en el trabajo, recorrido que es asombrosamente divertido, cuando tengo suerte el chofer no respeta topes y subo y bajo a involuntad mía, cuando es menor la suerte, veo elefantes en los cerritos (elefantes que parecen árboles) o manadas de leones escondidas en los arbustos.

Llego al trabajo, miro los volcanes y a veces busco ovnis, no sea que en verdad existan. Después todo se vuelve turbio y extraño hasta las 6 de la tarde que salgo, solo puedo decir que estar detrás de una computadora con vista al techo de una fábrica jode mas la cosa.

Así pasan los días, en lo que recuerdo las historias y las pongo en práctica, he vuelto.

3 commentaires:

Adrià a dit…

Atole!!!!! mmmmhhhh
dura la vida del trabajador eh antoñito? todos igual... esperando la jubilacion!!

Josema a dit…

Que azteca lo del atole ;) Yo también he empezado a currar esta semana toño, dura vida nos espera si. Ya te contaré un poco más con detalle en un mail que ahora estoy un poco bajona porque acaban de eliminar al Madrid de la Champions.
Un gusto leerte como siempre, y cada vez con menos faltas :))) un abrazo carnal!

Eb@nit0 a dit…

No sé kien nos unto la muerte, pero habría k agradecerle, no importa lo k hagamos bien o mal, un día x fin podremos descansar. Gracias x volver, se extrañaba leerte.

Besos