lundi 7 janvier 2008

Al vaivén de unas caderas late mi corazón, un dos tic tac, nunca me fijo en el caminar, pero ayer, algo me decía: Antonio voltea, no sé, algo me decía que esa mujer es la ideal. Conocí su silueta y también su manera de reír y de mirar, pero no supe su nombre, tampoco su manera de actuar, lo sé, no es nada, pero uno siempre le gusta ilusionarse para luego descubrir que no era mas que un engaño.

Es raro, en verdad es raro, ayer me dio por ver como caminaba una mujer para luego ver la manera de mirar a ningún lugar, no supe ni su nombre. Creo tener un problema con las rubias (aunque sean de bote) Es mas fácil que me gusten, hace tiempo que pensaba en eso, es raro, mierda, ya estoy escribiendo sobre ella.

6 commentaires:

Mar a dit…

Uuuuuuuuuy, no. Ya valió. SI ya estás escribiendo sobre ella... ese vaivén de caderas llegó demasiado lejos.

Pffff.

cinthia a dit…

orale si que te impresiono, pues ojla y te animes a no solo quedarte con su silueta animate a hablar a conocerla, a tratarla al fin y al cabo que puedes perder nada, y puedes ganar mucho, hechale ganas.. suerte

Liliana a dit…

uhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
no ps que facil te ilucionas jajajajaja ademas me acabas de romper las ilusiciones, como que "rubias"
shale,

Morfeo a dit…
Ce commentaire a été supprimé par l'auteur.
Morfeo a dit…

pues a mi me pasa muy seguido y hasta me ando enamorando de una que otra.

cabronas, es que unas eestan requete chulas y otras son requete coquetas

una vez hasta con una nos conocimos en el metro y salimos porque entre los dos coquetos no aguantamos las risas y las mariposas

8 janvier 2008 18:22

J.C. a dit…

Hola...

A mi igual me sucede pero me imagino dandome una ducha de agua fria y funciona... Por lo menos a mi si jajaja

salU2